Si padece colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn podría preocuparle el efecto que la EII pudiera tener en su trabajo y su carrera. Si se le diagnosticó la enfermedad recientemente podría preocuparle cómo sobrellevar los síntomas en caso de que estos se intensifiquen. Se recomienda que consulte con su médicos, sobre cómo modificar sus prácticas laborales para adaptarse mejor a la EII. Algunas de las preocupaciones más comunes en el ámbito laboral son:

  • Preocupaciones sobre qué decirle a su patrón y/o jefe
  • Preocupaciones sobre la necesidad de ir al sanitario con frecuencia y de manera impredecible.
  • Ansiedad sobre tener que ausentarse del trabajo durante los periodos de reactivación de la enfermedad.
  • Sentir que sus colegas no entienden su trastorno o no lo apoyan

Esta sección contiene sugerencias sobre cómo puede aprovechar al máximo su situación laboral. También podría ser buena idea buscar asesoría sobre las leyes de su país para entender sus derechos laborales.

Utilice nuestro planificador de trabajo para la EII y obtenga recomendaciones individualizadas para usted y su patrón, incluyendo:

  • Información sobre la EII y la vida laboral
  • Recomendaciones individualizadas para empleados y directivos con el fin de hacer del lugar de trabajo más “amistoso” para la EII
  • Documentos de orientación para patrones

Trabajo

Trabajo

¿QUÉ LE DEBO DECIR A MI PATRÓN ACTUAL?

Si usted está entrando a un nuevo trabajo, o si ya se encuentra en un empleo al momento en el que se le diagnosticó la EII, deberá considerar si desea hacerle saber a su jefe sobre la enfermedad.

Hablar sobre esto con su jefe puede parecer penoso o desalentador, no obstante, informar en su trabajo sobre la EII puede ayudarle a:

  • Permitirle ser honesto sobre los momentos en que no se sienta bien y reducir la tensión de tener que ocultar sus síntomas
  • Generar ajustes razonables en su trabajo para ayudarle a sentirse más cómodo y trabajar con mayor eficiencia

Podría ser útil que alguien lo acompañe cuando hable de su padecimiento con su jefe (como un colega, alguien de recursos humanos o salud ocupacional, o un representante si pertenece a un sindicato). Esta persona puede brindarle apoyo y también, si tienen un papel formal en su trabajo (por ejemplo, de salud ocupacional) también pueden ayudarle a trabajar con usted y su patrón o jefe para ayudar a que reciba el apoyo que necesita en el lugar de trabajo.

En general, la mayoría de los jefes serán comprensivos con sus circunstancias. Una mayor comprensión sobre su padecimiento puede ayudar a que usted y su jefe puedan trabajar juntos. Recuerde que incluso si habla de esto con su jefe no es necesario que todas las demás personas en su trabajo se tengan que enterar.

Puede indicar a su patrón que visite la página de contratar a alguien con EII.

Hablar de esto con sus compañeros de trabajo también puede ser un desafío pero también puede:

  • Ayudar a los demás a entender por qué podría ausentarse o necesitar apoyo
  • Ayudar a crear una mejor relación de trabajo
  • Ayudar a los demás a darle el apoyo y la ayuda que necesite, ayudar a crear un mejor ambiente laboral
  • Significar que no tendrá que esconder que está tomando medicamentos ni fingir cuando no se sienta bien
  • Significar que las personas no llegarán a las conclusiones equivocadas ni pensarán que está recibiendo un trato preferencial
  • Aliviar el temor de que su padecimiento pueda ser contagioso

¿DEBO INFORMAR A MI PATRÓN FUTURO SOBRE LA EII?

Cuando solicite un nuevo empleo podría preocuparle que divulgar el hecho de que padece una enfermedad inflamatoria intestinal durante la entrevista pueda ponerlo en desventaja. En muchos países es ilegal que los empleadores hagan preguntas invasivas sobre su estado de salud, incluyendo la ausencia de enfermedades previas, antes de ofrecer un empleo. Es recomendable comentar sobre su situación a la brevedad posible, ya que ocultar la información sobre su estado de salud podría empeorar la situación y si su patrón lo averigua después, podría no dar una buena imagen. También es recomendable que se informe antes de la entrevista sobre las leyes que lo protegen.

Puede dirigir a su nuevo jefe a nuestra página sobre Empleando personas con EII, la cual proporciona orientación sobre Contratar a alguien con este padecimiento.

¿CUÁLES SON MIS DERECHOS LABORALES?

Una de las preocupaciones principales de las empresas, es saber si será capaz de hacer su trabajo adecuadamente. De no poder desempeñar correctamente sus funciones, se deben de considerar otras alternativas y ofrecerle otras responsabilidades o un empleo distinto. También podría ser buena idea buscar asesoría para entender sus derechos en el entorno laboral.

¿QUÉ AJUSTES SE PUEDEN HACER PARA AYUDARME EN EL TRABAJO?

Algunos acuerdos a los cuales pueden llegar su jefe y usted sobre su situación laboral pueden ser:

  • Permitirle trabajar desde casa en ocasiones
  • Horas de trabajo flexibles tales como días más cortos u horarios diferentes (especialmente durante o después de un brote de los síntomas)
  • Posibilidad de ir al baño sin limitaciones
  • Mover su escritorio o estación de trabajo cerca de un baño
  • Dar tiempo para las citas o tratamientos médicos

TRANSPORTACIÓN AL TRABAJO

En ocasiones, sencillamente llegar al trabajo puede ser estresante y difícil. Si viaja en transporte público, puede ser difícil encontrar baños en la ruta si los necesita. El viaje en sí mismo también podría resultarle muy agotador y estresante.

Podría resultar útil:

  • Ajustar sus horarios de trabajo para no tener que viajar a horas pico y hacer que transportarse al trabajo sea menos estresante
  • Pedir trabajar desde casa algunos días, en especial cuando se sienta muy cansado o cuando sus síntomas empeoren
  • Averiguar si hay sanitarios disponibles en la ruta hacia el trabajo
  • Averigüe si es posible obtener una llave u acceso a baños públicos cerrados o para discapacitados que se encuentren de camino al trabajo

ESTOY SUFRIENDO DE “BULLYING” EN EL TRABAJO

Podría tener dificultades si sus colegas no entienden su padecimiento, por lo que es importante que considere comentarles en algún momento sobre el tema. Con la finalidad de evitar que se le acose en el trabajo por ausentarse por enfermedad, por sentirse cansado o por “no hacer lo que le toca” en el trabajo.

En dado caso de que sus colegas le molesten, es una buena idea escribir cada incidente tal como sucedió y anotar si alguien más estuvo presente en el lugar. Hable informalmente con su gerente sobre lo que le preocupa de cómo lo están tratando. Quizá la situación se pueda resolver de esta manera.

Si no considera que se ha resuelto la situación podría ser necesario hablar con recursos humanos o con la persona relevante en su lugar de trabajo.

ME SIENTO MAL SOBRE TODO EL TIEMPO EN EL QUE ME AUSENTO DEL TRABAJO POR ENFERMEDAD

Si padece de EII es posible que tenga que ausentarse del trabajo en algún momento, provocándole culpa y agregando una tensión innecesaria a su salud. Usted puede ayudar a aliviar la tensión entre usted y su jefe:

  • Estableciendo un procedimiento acordado (con antelación si es posible) de cómo su jefe se comunicará con usted cuando esté ausente. Puede ser preferible que lo contacten por teléfono o correo electrónico. Acordando quién lo contactará y a qué intervalos (todos los días, una vez a la semana) puede ayudar a que ambas partes entiendan cómo proceder
  • Mantenerse en contacto con su jefe puede ser útil, si es posible intente calcular cuánto tiempo necesitará ausentarse para que su patrón pueda hacer los arreglos necesarios.
  • Es importante que no se sienta presionado para volver a trabajar demasiado pronto antes de se sienta bien

Me preocupa regresar al trabajo después de haber estado ausente por mucho tiempo

Si ha estado ausente durante varias semanas o meses debido a su EII, regresar al trabajo después de una ausencia larga puede ser estresante. Hable con su jefe y algún compañero de trabajo una vez que crea que está listo para volver. Intente averiguar qué es lo que se esperará de usted el día que regrese para que esté preparado. También puede ser útil intentar un regreso gradual al trabajo, comenzar con unas cuantas horas e irlas incrementando.

NO PUEDO LIDIAR CON MI TRABAJO Y LA EII

Si ha hablado con su patrón y si se han hecho los ajustes necesarios en el lugar de trabajo, pero aun así no puede desempeñar sus actividades laborales, tal vez sería momento de seguir otra ruta de carrera que se ajuste mejor a sus necesidades de salud.

  • Reduzca sus horarios de trabajo: trabajar medio tiempo o en un empleo compartido puede aliviar el estrés de trabajar a tiempo completo
  • Una ubicación distinta: Si viajar es el problema principal, considere buscar un trabajo similar más cerca de casa
  • Independizarse, establecer su propio negocio: Aunque este es un prospecto difícil y a veces inestable, esto le permitiría ser su propio jefe y posiblemente poder controlar sus horarios laborales. También le podría permitir trabajar desde casa
  • Considere una nueva formación: encontrar una nueva carrera haciendo algo en lo que pueda trabajar medio tiempo, desde casa o en horarios laborales más cortos, podría ayudarle a crear una vida laboral más acorde a sus necesidades de salud

Deja un comentario