Normalmente, lo que comemos pasa por la boca bajando a través del esófago y el estómago donde se revuelve y digiere mediante los ácidos estomacales y las enzimas.

Sistema Digestivo

Sistema Digestivo

Después, el alimento digerido sale del estómago y se libera hacia el intestino delgado donde otro grupo de enzimas lo digiere aún más. El alimento se mezcla mediante la acción del movimiento de la pared muscular del intestino, descomponiendo el alimento para que los nutrientes sean absorbidos por la superficie del intestino y distribuidos al resto del cuerpo por el torrente sanguíneo. La mayor parte de la absorción de vitaminas y minerales se produce en las partes del intestino conocidas como yeyuno e íleon.

Después de esto, la comida viaja hasta el intestino grueso (colon) donde la mayoría del agua de los alimentos se absorbe de vuelta al cuerpo. Esto forma una deposición que se almacena ahí hasta que está lista para salir a través del ano.

Si se inflama el intestino delgado – como ocurre a menudo con la enfermedad de Crohn – el intestino se vuelve menos capaz de digerir y absorber totalmente los nutrientes. Esta es una razón por la que las personas con enfermedad de Crohn pueden padecer desnutrición.

Los alimentos que no se digieren adecuadamente también pueden interferir con la absorción de agua en el colon, llevando a la diarrea. En la colitis ulcerosa, el colon inflamado no absorbe el agua adecuadamente produciendo diarrea severa. Solamente en casos muy graves de colitis ulcerosa se ve afectada la absorción de alimentos.

El  Sistema digestivo es el encargado de digerir los alimentos que tomamos, haciéndolos aptos para que puedan ser primero absorbidos y luego asimilados. El sistema digestivo comprende el tubo digestivo y las glándulas anejas. El tubo digestivo es un largo conducto que se extiende desde la boca, que es un orificio de entrada, hasta el ano, que es el orificio terminal o de salida de los residuos de la digestión. En el tubo digestivo se distinguen la boca, la faringe, el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso.