La enfermedad inflamatoria intestinal o EII es un trastorno inflamatorio crónico (continuo) que afecta el sistema digestivo.

Existen dos tipos principales de EII:

  • Colitis ulcerosa crónica inespecífica (CUCI)
  • Enfermedad de Crohn

Ambos trastornos tienen algunos síntomas similares que se comparten pero que afectan partes distintas del sistema digestivo.

 

Los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal varían según la intensidad de la inflamación y el lugar donde esta se desarrolla.

Entre los signos y síntomas frecuentes de la enfermedad de Crohn y de la colitis ulcerosa se incluyen los siguientes:

  • Diarrea.La diarrea es un problema frecuente para las personas con enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Fiebre y cansancio. Muchas personas con enfermedad inflamatoria intestinal presentan febrícula (pocas líneas de fiebre).También pueden sentirse cansadas o con poca energía.
  • Dolor abdominal y calambres. La inflamación y la formación de úlceras puede afectar el movimiento normal del tubo digestivo, y es posible que provoque dolor y calambres.También es posible que se presenten náuseas y vómitos.
  • Presencia de sangre en las heces. Es posible que notes sangre roja viva en el inodoro o sangre más oscura mezclada con las heces.También puedes presentar hemorragia que no ves (sangre oculta).
  • Disminución del apetito.El dolor y los calambres abdominales, así como la inflamación, pueden afectar el apetito.
  • Pérdida de peso involuntaria.Es posible que bajes de peso y que, incluso, tengas una mala nutrición por no poder digerir y absorber correctamente los alimentos.

 

Las posibles complicaciones de la colitis ulcerosa incluyen lo siguiente:

  • Sangrado intenso
  • Orificio en el colon (colon perforado)
  • Deshidratación grave
  • Enfermedad hepática (poco frecuente)
  • Pérdida de masa ósea (osteoporosis)
  • Inflamación en la piel, las articulaciones y los ojos
  • Llamas en la membrana que recubre la boca
  • Aumento del riesgo de padecer cáncer de colon
  • Hinchazón rápida del colon (megacolon tóxico)
  • Aumento del riesgo de formación de coágulos de sangre en las venas y las arterias